Las empresas hoy en día necesitan un modelo de negocio donde se consolide producto, servicio y experiencias dentro de un ambiente cambiante y veloz.

Design Thinking o Pensamiento de diseño es un método innovador que está revolucionando la forma de pensar de las empresas, ya que se centra en ayudar a los equipos de trabajo a buscar soluciones prácticas y creativas a los problemas que se plantean y luego implementar innovaciones exitosas que se traducirán en oportunidades.

Está metodología no solo se aplica en el sector de innovación, sino que en otras industrias como en los negocios, en la salud, en la vida personal, etc. Ya que por ser un proceso adaptable a su aplicabilidad solo tiene como límite nuestra imaginación.

¿Cuáles son las fases del Design Thinking?

  1. Empatizar: Esta fase da comienzo al proyecto y se trata de observar, involucrarse e identificar una necesidad que haya que satisfacer y buscar la solución del problema en cuestión y que tenga valor para dichas personas.
  2. Definir: En esta fase se recopila la información que realmente aporta valor delimitando el problema para encontrar los resultados y soluciones correctas para poder innovar.
  3. Idear: En esta fase, permite aprovechar de mejor forma las visiones de cada equipo de trabajo para explorar varias posibilidades de innovación y descartar aquellas que no estén alineadas con los objetivos empresariales.
  4. Prototipar: Tomemos en cuenta que un prototipo no es un producto como tal, también puede ser una frase, bocetos, esquemas, storyboard, etc. En esta fase volvemos las ideas realidad y descubrimos si la idea es la solución correcta al ejecutarla.
  5. Evaluar: En esta fase, se da a conocer el prototipo para que los usuarios implicados prueben su funcionamiento y puedan validar si la solución cumple con el objetivo esperado, de lo contrario se debe realizar cambios y ajustes para crear el producto final.

Para que una persona pueda aplicar el Design Thinking simplemente se debe tener interés en la metodología para la resolución de un problema y contar con las siguientes habilidades personales:

  1. Tener la capacidad de empatizar con otros y ser muy sociable.
  2. Ser flexibles e intuitivos para ser capaces de manejar cualquier situación y cualquier tipo de persona.
  3. Saber utilizar el pensamiento creativo y lógico para resolver los problemas.
  4. Ser respetuoso y tener una actitud positiva.
  5. Saber motivar a las personas para que saquen lo mejor de ellas.
  6. Tener habilidades de comunicación (escucha activa, lenguaje no verbal, transmitir un mensaje claro, etc.)

En conclusión,  la metodología Design Thinking o Pensamiento de diseño está orientada a la acción, eso significa que lo que hemos plasmado y planificado dentro de la oficina o empresa debe ser funcional, medible y cuantificable con el cliente interno, externo, empresa o producto.