El salario emocional son aquellos incentivos no monetarios que una empresa le ofrece a sus trabajadores además de su salario quincenal o el que recibe al final de cada mes, esto con el fin de satisfacer las necesidades personales, familiares y profesionales. Es decir, tener un trabajo que moralmente llene las expectativas del empleado de tal forma que sienta que puede tener un futuro estable y que trabaja para vivir y no vive para trabajar.

El salario emocional es un elemento esencial en la retención del talento. Cada vez más las personas eligen una empresa para trabajar por factores que van mucho más allá del tema salarial.

Acá les comparto unos ejemplos de salario emocional en las organizaciones:

  1. Oportunidades de crecimiento dentro la empresa: El trabajador valora un futuro estable dentro de la empresa con oportunidad de crecimiento profesional y que ese esfuerzo se vea recompensado con ascensos dentro de la organización.

 

  1. Buen ambiente laboral: Es un entorno laboral positivo que contribuye a una mayor productividad y compromiso de los colaboradores. Ejemplo: dar reconocimiento al trabajador que es puntual, felicitar el buen desempeño por un trabajo bien realizado, etc.

 

  1. Compatibilidad de vida personal y profesional: Horarios de trabajo flexibles, guarderías en las empresas, si la empresa lo permite implementar un día de home office y un sin fin de opciones de acuerdo a la empresa, son algunos de los salarios emocionales que ayudarán a vivir mejor a todos sus empleados.

 

  1. Planes de formación: Las empresas apoyan en el desarrollo de la carrera profesional de sus trabajadores; ya que capacitan a sus empleados y les ayudan económicamente en el pago de alguna formación o le facilitan asistir a esas formaciones.

 

  1. Reconocimiento al trabajo: A todos los colaboradores dentro de las organizaciones les es importante escuchar las cosas que han hecho bien y no solamente aquellas que han hecho mal. Palabras tan sencillas como “gracias”, “bien hecho”, son parte de un salario emocional que compensa y satisface en ocasiones mucho más que cualquier retribución económica.

 

Podemos concluir que al contratar al personal idóneo para la empresa se invierte en diferentes recursos para la contratación, debido a todo ese proceso no se le debe dejar ir fácilmente por lo que es importante resaltar que los salarios en la actualidad no solo son económicos y deben ser compatibles con un buen salario emocional que permita fidelizar al mejor talento.