fbpx

En la actualidad los trabajadores que pertenecen a diferentes giros de negocios no se han librado de los cambios que se han aplicado en su actividad profesional como consecuencia de la crisis del coronavirus.  Las medidas sanitarias, la caída en las ventas, la implementación del home office, el aumento de tareas, etc.; son algunas dificultades que se han tenido que ir superando. Este evento unido a la incertidumbre sobre el futuro de la economía afecta la motivación de los trabajadores que son uno de los pilares fundamentales para el funcionamiento de cualquier empresa.

Es por ello, que los expertos proponen que en toda organización debe de existir una política empresarial a favor del trabajador, por ejemplo: abrir espacios para la comunicación y la expresión de las emociones, flexibilizar los horarios y/o turnos para facilitar el acuerdo entre la empresa y el trabajador, ofrecer incentivos adicionales al salario, etc., esto es con el fin de motivar y retener al talento humano de la empresa.

Cabe resaltar, que un trabajador motivado aumenta su rendimiento y es capaz de aportar nuevas ideas en su área de trabajo, además, si se siente bien refuerza su deseo de continuar en la empresa.

A continuación, compartimos algunos puntos para sentirse motivado ante las nuevas disposiciones del efecto de la pandemia:

Administrar las emociones: Ahora que la mayor parte de profesionales trabaja en la oficina o desde la casa, es necesario que los líderes de las empresas estén receptivos para detectar si alguien está pasando por una mala etapa o tiene problemas, “Dejemos de preguntar a los trabajadores ¿cómo están?, esto es una pregunta cerrada, mejor preguntemos ¿cómo se sienten?, ya que es una pregunta abierta, esto ayudará a tener un cambio en la relación entre el liderazgo de la empresa y el trabajador. Recordemos que escuchar es motivar”.

Mejorar el lugar de trabajo: Es necesario crear un buen entorno laboral, en las oficinas conviene respetar al máximo la seguridad y la comodidad de los trabajadores implementando las medidas de prevención sanitarias con firmeza para que desplazarse hasta el lugar de trabajo y relacionarse con los compañeros no haga sentir a los empleados que están poniendo en riesgo su salud.

Ofrecer incentivos no económicos: Las empresas aplican este tipo de incentivos para satisfacer otras necesidades de los trabajadores, que va más allá del salario, por ejemplo: reconocer de forma pública el esfuerzo y resultado obtenido por el compromiso hacia la empresa, dar un día a la semana para trabajar de forma remota y tener un horario flexible que le permita al trabajador optimizar el tiempo, ofrecer un día libre después de que finalice un proyecto en el cual se ha esforzado. Podemos resumir, que actualmente en la sociedad y en las organizaciones hay incertidumbre y el compromiso de los trabajadores se puede ver afectado por la actual situación, por lo tanto, es necesario que las empresas refuercen estrategias para crear un buen ambiente laboral, implementar medidas de prevención sanitaria que les de seguridad al trabajador en la permanencia de su entorno laboral; ejecutar incentivos que no sean económicos para que el personal aumente la confianza, la productividad, la motivación, esto permitirá que se sientan realizados y felices con el trabajo que desempeñan.