fbpx

La metodología Agile es gestionar proyectos de una empresa u organización de forma flexible, autónoma y eficaz reduciendo los costes e incrementando la productividad.

Debe señalarse, que para el método Agile la prioridad es el trabajador, pero eso no implica que los procesos sean desordenados, todo lo contrario; la metodología Agile se caracteriza por establecer una disciplina que promueve el trabajo en equipo y la calidad del trabajo en un clima idóneo.

Para aplicar la metodología Agile en los departamentos de Recursos Humanos es necesario prestar atención a los siguientes puntos:

Identificar las carencias empresariales: El departamento de recursos humanos debe contar con la confianza plena de la directiva para realizar un estudio de la empresa e identificar qué carencias existen y cómo resolverlas, ya sea realizando una reestructuración de personal, ofreciendo formación a los trabajadores o eliminando prácticas que no resulten compatibles con el método. 

Formar y desarrollar al colaborador: Las empresas deben fomentar la mejora continua, ofrecer cursos a sus trabajadores para que mejoren sus habilidades personales y profesionales, todo esto ayudara a incrementar la motivación de los trabajadores y se convertirán en profesionales más competentes y productivos.

Fomentar la flexibilidad: Mantener la flexibilidad en los procesos, el intercambio de ideas entre los departamentos y un buen clima laboral, convertirá a los empleados en personas que solucionan situaciones o problemas y les da la oportunidad de adaptarse a los constantes cambios del mercado laboral.

Facilitar la comunicación: Es importante crear un vínculo de cercanía y confianza entre los trabajadores y los líderes de la organización o empresa. Además, es necesario tener reuniones diarias para poder retroalimentar al trabajador sobre las tareas que ha realizado; y las que no ha podido realizar, preguntarle sobre los inconvenientes que ha encontrado para poder realizar las tareas asignadas. Las reuniones mencionadas pueden hacerlas de manera presencial o de manera virtual. En conclusión, la metodología Agile ofrece soluciones para una cantidad de proyectos, permite a los pequeños grupos de trabajo concentrarse en las tareas, fomenta prácticas de fácil adaptación y en un entorno ordenado para que los proyectos finalicen exitosamente.