fbpx

Es posible que alguna vez hayas notado que tu energía se ve disminuida en algún momento del día y no eres capaz de dar lo mejor de ti mismo.

Como seres energéticos tenemos que cuidar de lo que somos si queremos sentirnos felices y tener ese bienestar, que cuando todo se encuentre bien, nos haga sonreír.

Los estudiosos en física dicen que la energía no se crea ni se destruye, sólo se transforma. De esta manera, la energía de la que tu dispones, acabará transformándose a lo largo del día y del tiempo en lo que tú decidas.

Conozcamos algunos ladrones de energía de los que tienes que cuidarte para conseguir el éxito:

Llevarlo todo en mente: Cuando queremos recordar todas las actividades que queremos hacer en un día, nos decimos “que no se me olvide esto ni aquello”, pero esto hace que el cerebro ocupe un espacio y genere perdida de energía, por el contrario, si lo escribimos ya no le pide al cerebro hacer ese esfuerzo de recordarlo y reservamos energía.

Personas Negativas: Evita en la medida de lo posible relacionarte con personas que se quejan constantemente de todo, que siempre ven problemas por todas partes y suelen requerir atención personalizada, ya que al pasar un momento con ellos acabaras agotado y sin energía.

El Perfeccionismo: Las personas demasiado perfeccionistas tienen problemas para rendir, y no suelen ser eficientes. Si eres un auténtico perfeccionista, tu tiempo y tus energías se agotarán con detalles innecesarios.

El Desorden: Tener tu material de oficina desordenado te hace desaprovechar el tiempo y con él, energías, dedica unos minutos al día a ordenar tu espacio de trabajo, ya que el orden te proporcionará capacidad de atención y concentración.

El Sedentarismo: La falta de ejercicio físico, nos roba energía. El cuerpo está diseñado para moverse, y el ejercicio regular aporta bienestar físico, mental y emocional.

Podemos decir, que es importante evitar los ladrones de energía que ya identificamos y de esa manera equilibrar tu energía para conseguir el éxito, más allá de planificar y organizar tareas, debemos buscar fuentes de energía que nos ayuden a cumplir nuestros propósitos sin llegar a tener un desgaste energético excesivo.