fbpx

La asertividad puede definirse como la capacidad para relacionarse con las personas de una forma sincera y edificante, construyendo así el vínculo para la confianza interpersonal y de respeto mutuo.

Las personas asertivas son capaces de expresar correctamente sus opiniones y por ello tienen una alta probabilidad de tener una interacción exitosa con los demás. Además, es una habilidad social importante y deseable en diferentes situaciones de la vida, no solo a nivel personal sino también en el ámbito laboral.

Una comunicación asertiva se caracteriza por:

Respetar la opinión de los demás: Las personas asertivas saben expresar sus opiniones, pero siempre respetando también las de los demás, aunque no coincidan con las suyas. Saben que la diversidad de puntos de vista enriquece a las personas y esto es algo que siempre debe respetarse.

Escuchar activamente: La escucha activa se basa en observar bien al interlocutor, percibir su lenguaje no verbal y su tono de voz, el cual favorece a tener un alto grado de atención y concentración que permite entender mejor a quien nos habla.

Establecer límites: Las personas saben que no siempre se puede tener buenas relaciones con los demás, saben que no siempre se puede complacer las expectativas o los deseos de otros, por eso saben que todo tiene un límite y hay situaciones que exigen marcarlo claramente.

Tener autoconfianza: Las personas asertivas no le dan importancia a lo que los demás piensen de ellos. Esto les permite aceptarse tal y como son, con sus defectos y sus virtudes, lo que aumenta su seguridad y autoconfianza.

Tener estabilidad emocional: Las personas asertivas tienen una alta estabilidad emocional y no se ven afectadas con facilidad por los problemas de la vida. Sus emociones son sólidas, tienen un enfoque realista de la vida, son pacientes, tranquilas, perseverantes y confiables.

En conclusión, la asertividad es uno de los rasgos de la personalidad que permite expresar nuestros pensamientos y sentimientos con claridad y firmeza, es decir, expresar los puntos de vista sin necesidad de discutir porque son personas que aun en situaciones incomodas tienen dominio propio.